Desde cómo acertar con las palomitas de maíz, hasta cómo saber si un recipiente es adecuado o no para calentar en el microondas… Mª Virginia García, autora de Tips para tu Hogar, sale en nuestra ayuda para poder emplear como debemos el microondas. Porque, finalmente, hay que aceptarlo: el microondas nos saca de muchos muchos apuros… En la era de la inmediatez, no podía ser de otra manera. Y, aunque siempre es preferible un tipo de cocina más elaborado, también queremos salir al paso de quienes hoy por hoy no paran quietos en casa y ayudarles con estos consejos …

  1. Los alimentos más densos o gruesos se cocinan mejor si coloca el recipiente sobre pequeños taquitos de goma, que lo hagan estar más elevado dentro del microondas. Los más secos, como los asados y algunos vegetales, deben ser cocidos con agua o cubiertos con plástico -apto para microondas-  antes de meterlos en el microondas. Cuando tengas que calentar trozos de carne, colócalos de tal modo que la parte más gruesa de cada pieza quede hacia los bordes del recipiente.
  2. Nunca uses bolsas de plástico corrientes para cocinar en el microondas, porque se derretirán. No dejes que los alimentos se cocinen totalmente en el microondas; sácalos un poco antes de terminar la cocción, y déjalos reposar debidamente cubiertos; el calor de las partes exteriores se irá difundiendo hacia el interior, y así se terminará de cocinar sin resecarse ni quemarse. Muchas recetas para microondas aconsejan cubrir los platos; la cobertura atrapa el calor y el vapor, permitiendo así que la cocción sea más rápida.
  3. Los paquetes de palomitas para microondas tienen un inconveniente: a veces no explotan todas y, si les ponemos más tiempo, se queman. Si te sucede esto, la próxima vez, coloca la bolsa un poco más elevada dentro del microondas: puede ser sobre un envase plástico. Serán muy pocos los granos que no exploten.
  4. La mejor manera de descongelar en el microondas es intercalar períodos de descongelación y de reposo. Si se le pone mucho tiempo, el alimento se resecará por fuera y permanecerá congelado por dentro. Podemos alternar, por ejemplo, cinco minutos de descongelación y cinco de reposo, en los que el calor irá penetrando hacia el centro del alimento.
  5. Las grasas y los huesos atraen de manera especial la energía del microondas. Por eso hay que tener mucho cuidado con los alimentos que los contienen, para evitar que se pasen de cocción. Agita cualquier líquido antes de calentarlo en el microondas. Si no está mezclado con aire, puede saltar violentamente al sacarlo del horno.
  6. El pan puede calentarse en el microondas si tenemos en cuenta estas dos advertencias: meter, junto con el pan, un vaso con un poco de agua y, en segundo lugar, ponerle muy poco tiempo. Para los sándwiches y otros alimentos a base de pan, utiliza papel encerado en vez de lámina de plástico.
  7. Las porciones pequeñas se pueden recalentar a la máxima potencia; para porciones grandes, es preferible baja potencia. No se deben recalentar porciones de aves y pescados en el microondas, porque se vuelven pastosas y aguadas. Es preferible hacerlo en el horno, sin cubrirlas. Nunca pongas a calentar trozos de alimentos unos encima de otros; lo mejor es colocarlos en forma circular, todos en el mismo plano. Si son de distintos tamaños, pon las piezas más pequeñas en el centro.
  8. Para saber si un recipiente puede ser usado en el microondas, llénalo de agua hasta unas ¾ partes de su capacidad, introdúcelo en el horno al máximo nivel de potencia y déjalo un minuto. Si el agua se calienta, pero el recipiente permanece frío, puedes utilizarlo en adelante, sin problemas.
  9. En la cocina convencional, resulta elemental revolver con cierta frecuencia lo que se está cocinando, para que la cocción sea uniforme. Lo mismo debe hacerse en el microondas: haz un pequeño intervalo y revuelve de afuera hacia el centro, para redistribuir el calor. Si se trata de carnes o pollo, dales la vuelta alguna vez.
  10. No es recomendable salar las carnes antes de cocinarlas en el microondas. La sal tiende a secar los alimentos, por lo que es preferible añadirla después. Otros condimentos, en cambio, se pueden añadir antes sin problemas.
Recommended Posts

Deja un comentario