tiempo_ropaA petición de una amiga publicaremos algunas entradas sobre adelantar comidas o cenas. Claro que uno puede pensar que ojalá tuviera tiempo para adelantar… si no se tiene tiempo para hacer lo de cada día. Sin embargo, tal vez haya algún error en este planteamiento, porque si se tienen en cuenta estas 4 ideas que nos da Alicia, se hace lo mismo pero en más cantidad, de manera que sirva para más de una vez…y en definitiva se ahorra tiempo y dinero.

Posted by Alicia Bustos | Puede haber muchas ideas desde el punto de vista de organización, pero siempre hay que estudiar cada caso concreto. Desde la cocina, y con vistas al tema de cocinar con antelación, puedo aportar algunas experiencias aunque quizá no sean válidas en todos los casos:

FullSizeRenderUna vez por semana puede hacerse un refrito de cebolla picada en abundancia, un poco generoso en aceite para que se haga mejor, para que se conserve bien y para utilizar la cebolla con su aceite en el momento necesario. Guardar en la nevera o congelar la mitad, si se hace para 15 días. A la hora de hacer un guiso o refrito, ya se tiene adelantado este paso. Al refrito se le puede poner también puerro y zanahoria, pero dura menos tiempo (sobre todo la zanahoria fermenta con facilidad). Hay que tener la precaución de no tenerlo demasiado tiempo a temperatura ambiente.

FullSizeRender_1Cuando se preparan croquetas, fritos, empanados…conviene hacerlos en bastante cantidad, incluso en distintos tamaños para que también sirvan como aperitivo. Se congelan extendidos en una bandeja y una vez están rígidos ya se pueden meter en una caja de plástico con tapadera (mejor sistema para evitar golpes) o en bolsa. De esta manera se pueden descongelar sólo las unidades que hagan falta. También puede hacerse así con los filetes empanados.

FullSizeRender_2El caldo casero en olla a presión tarda menos tiempo. Se hace con la mitad de líquido para que quede concentrado. Se calcula que salga cantidad como para dos veces y la mitad se congela, por supuesto una vez frío y desgrasado. En el momento de utilizarlo se diluye.

FullSizeRender_3Algunos guisos de los que congelan bien se pueden hacer en doble cantidad para congelar la mitad y tenerlo ya hecho para cuando sea necesario. Dura uno o dos meses sin deteriorarse, pero convendrá gastarlo a las dos o tres semanas: ni demasiado pronto para evitar monotonía ni demasiado tarde para que no se deteriore.

Recommended Posts
Showing 3 comments
  • Loli Hernández
    Responder

    Me ha servido mucho lo de la cebolla y el caldo . Yo también preparo la carne para albóndigas, las formo y las congelo . Después sólo tengo que freirlas y con la cebolla preparada y el caldo ….. Se hacen en un momento

  • Erika
    Responder

    Soy madre de 3 pequeños y mi marido come en la fábrica donde trabaja. Normalmente salgo de casa, me autoempleo, y no sé qué comeré a mediodía, a veces compro comida hecha, a veces preparo algo rápido y desabrido en casa o como con mi madre o suegra.
    Me gustaría tener un orden y comer en mi casa para propiciar hábitos en mis hijos de orden y buen comer.
    gracias

  • Alicia Bustos
    Responder

    Muy buenas Erika, eso que planteas es un buen proyecto. Invertir en una alimentación equilibrada y apetecible es una buena idea. A través de la cocina no sólo transmites salud, también tradiciones familiares y recuerdos… pero necesitas una pequeña inversión de tiempo y de conocimientos. Tienes que dar tres pasos: planificar, comprar y cocinar.
    1º Planificar: hacer menús semanales. Pon por escrito lo que comerás y lo que cenarás. No te compliques, haz un esquema sencillo de lo que soléis comer, al menos una plantilla. Por escrito es más fácil detectar errores, repeticiones o carencias. La base del equilibrio es la variedad. Si te interesa te proporciono algún esquema semanal que te sirva de plantilla, pero me tienes que decir algunas características de lo que os gusta o de vuestras costumbres.
    2º Comprar: haz lista de compras y separa lo que puedes comprar semanalmente de lo que tienes que comprar fresco para poder organizarte.
    3º Cocinar: primero prepara cosas que os guste comer, que sepas que tienen éxito. Guíate de un libro sencillo y del que te hayan hablado bien, y sigue las instrucciones. Cocinar al principio es lento pero es muy agradecido. No cocines sin un buen libro: para aprender hace falta método y disciplina. Luego ya podrás improvisar pero al principio tienes que seguir a algún maestro: un buen libro escrito por alguien de tu país por ejemplo, cuanto más parecido a tus costumbres, mejor.
    Cocinar para uno solo tiene poco aliciente, pero si te planteas la preparación de la comida como un entrenamiento para la cena, que entiendo que es lo que hacéis en familia, a lo mejor te motiva más.
    Bueno por ahora esto es lo que se me ocurre, a ver si te sirve y continuamos con el problema siguiente para superar los obstáculos que se te presenten en tan buen proyecto…
    ¡Ánimo y a por ello! Alicia

Deja un comentario