Bernard Roger ha trabajado durante 20 años como guardia suizo. Siempre con San Juan Pablo II. Para ser guardia suizo los requisitos son ser suizo, católico, medir mínimo un metro con setenta y cuatro centímetros… Al menos así era en su época. Son en total 110 guardias suizos. “Son pocos, tendrían que ser más para custodiar bien el Estado Vaticano”. ¿Y qué puede decir un guardia suizo del trabajo del hogar? Muchas cosas. Para empezar, existe una conexión fundamental entre su trabajo y el de cualquier profesional del hogar: ambos procuran estar donde más le necesite el resto. Y para seguir, nos cuenta cómo organizan los guardias suizos las tareas del hogar en su cuartel. Para limpiar la habitación cada uno se las apaña. Y para lavar la ropa tienen a su disposición una lavadora por piso. En la cocina trabajan dos monjas y varias mujeres casadas. El Papa una vez al mes pasa a saludarlas y agradecerles su trabajo.

¿Quién hace las tareas de la casa para un guardia suizo?
Depende de la edad. Los jóvenes no están casados. Y en su caso las monjas asumen la gestión de la cocina. Ahora son polacas. Antes eran suizas. La mayoría de los guardias suizos permanecen solteros durante los primeros cinco años. Y después de cinco años, si hay una casa disponible y quiere casarse con su novia (que ha de ser católica) pueden contraer matrimonio. Es entonces cuando pasan a vivir en una de las casas familiares que de vez en cuando hay disponibles.

Definición del trabajo del hogar
Tan esencial como que si no uno come… Sin él no se puede vivir.

EntrevistaGuardiaSuizoCuatroFrases

“Puede que lo que provoque rechazo en el trabajo del hogar, sea que -al ser un deber ineludible- nos lo tomamos como algo impuesto y eso a nadie le gusta”

¿Cómo se las ingeniaría usted para conseguir que el trabajo de la casa sea visto como uno más… Ni el mejor, ni el peor?
Realmente lo más común es ver este trabajo como una obligación. El hecho de que siempre vayan a ser necesarias, hace de las tareas de la casa un deber ineludible. Tienen gran parte de ‘imposición’ y a nadie le gusta hacer las cosas por deber. De hecho, cuidar la casa no se considera como un trabajo.

Si tuviera una hija que decidiera dedicarse profesionalmente al trabajo del hogar ¿Qué le diría?
Dependerá de cada persona… si le gusta ese trabajo y ese estilo de vida… Que diferencie entre satisfacción personal y visibilidad o presencia social, que seguro no tendrá si opta por trabajar en el hogar. En cambio satisfacción personal la encontrará casi con toda seguridad. Podría llegar a ser muy feliz.

Cuando era pequeño ¿Quién se dedicaba a este trabajo?
Mi madre. Éramos 13 hermanos. Tenía un trabajo enorme… cocinaba, limpiaba.. Lo hacía todo.

¿Y cómo se organizan las tareas de la casa aquí dentro?
Aquí, con la cantidad de guardias, las monjas se ocupan solamente de la cocina. La ropa, camas, y limpieza… corre a cuenta de cada uno. Cada guardia se limpia su propia habitación. Hay habitaciones individuales y también las hay con literas. Para lavar la ropa, tenemos lavadoras en los pasillos. Cada uno gestiona la limpieza de su propia ropa. Para planchar hay una mujer profesional que nos cobra dos euros por camisa. También hay un guardia que sabe planchar y que lo asume como su propio trabajo. La comida es polaca, pero se parece mucho a la suiza. El idioma que hablamos entre nosotros mayormente es alemán. Pero en general, italiano. Y hay clases de idiomas, por el trilingûismo que hay en Suiza.

Como guardia suizo ¿En qué consiste el trabajo?
En turnarnos las puertas, las guardias… Normalmente con el Papa y sus invitados está un oficial. Mi trabajo consiste en procurar estar siempre donde cuentan conmigo.

¿Alguna vez le ha tocado estar con el Papa?
Sí. Muchos años con San Juan Pablo II. En Castelgandolfo. Lo cuidamos, protegemos su trabajo… Normalmente no llevamos el uniforme de colores cuando estamos junto al Papa en público… Entre otros motivos porque así no le quitamos protagonismo.

¿Y qué horario de trabajo hacen?
El horario de trabajo es ocho horas o más… Cuatro o seis horas por la mañana y otras tantas por la noche. Hay un servicio de 24 h obviamente, por eso estamos en función de las necesidades de cobertura de los distintos puntos: palacio apostólico, Santa Marta…

¿Considera que en nuestra sociedad hay buena preparación profesional y capacitación para el trabajo del hogar?
Aunque hemos dado pasos adelante, todavía hay una concepción de ese trabajo como algo esclavizante. Profesionalmente trabajos como camareros, barrenderos… No es que podamos hablar de perspectivas. Igual que trabajar en el campo a nadie le atrae actualmente. Los ‘lavaplatos’ de los restaurantes no son nativos precisamente…. Hace poco un amigo me contaba que buscaba a una joven que hiciera compañía a su madre. Era un puesto muy bien pagado. Y en esa época una familia amiga mía me pedía trabajo aquí en el Vaticano. Les hablé de ese otro trabajo, que además estaba mejor pagado que lo que hubiera conseguido en este ambiente y rehusaron, argumentando además que no quería trabajar como esclava de una señora. Y no era la mejor definición que digamos…
La preparación profesional deja mucho que desear. Y no ayuda a que sea considerada como una salida profesional viable.

Recommended Posts
Showing 3 comments
  • ALP
    Responder

    MUY interesante!!

    • CuatroFrases
      Responder

      ¡¡Gracias!!

  • Irene Sotos
    Responder

    Propongo la pregunta : Si tuviera un hijo que quisiera dedicarse profesionalmente al trabajo del hogar, ¿ Qué le diría ?

Deja un comentario