Posted by Anaquitamanchas | Hay leyendas en torno al cuidado de la ropa blanca que nos hemos propuesto desarmar… cuanto antes. Con la entrada de hoy, desmontamos el mito sobre cuáles son los verdaderos efectos de la lejía en la ropa blanca, la cantidad y el tipo de detergente que conviene utilizar y la temperatura a la que se aconseja lavarla.

ropa_blanca_40

Cuatro ideas para mantener la ropa blanca

¿Qué es lo que hace que la ropa blanca se mantenga blanca? ¿Por qué a veces después de un tiempo de uso la ropa blanca se ha vuelto gris o amarilla? La respuesta es fácil…pero depende de varios factores.

  • Lo que más afecta al color de la ropa es el tiempo de uso, de manera que la ropa blanca, va perdiendo el blanco poco a poco con los sucesivos lavados, secados y planchados. Por ejemplo unas sábanas o unas toallas blancas, después de unos años ya no son tan blancas como al principio.
  • Otro factor que afecta es el agua que se use para lavar y concretamente la cal que el agua contiene. En zonas dónde el agua tiene mucha cal, la ropa blanca se vuelve grisácea y esto se debe a la acumulación de cal.
  • Pero hay algo que todavía es más importante para mantener la ropa blanca y es el uso del detergente adecuado. Si utilizamos detergente para ropa blanca, tenemos asegurado parte del éxito; los detergentes para ropa blanca contienen agentes blanqueantes, que mantienen la blancura, sin necesidad de añadir nada.
  • Y por último y aunque parezca mentira ¡ni se te ocurra usar lejía cada vez que laves la ropa blanca!. Hay un error muy difundido que es el uso de lejía, con la idea de que esta mantiene la ropa blanca y nada más lejos de la realidad; la lejía desgasta las fibras y amarillea la ropa.

¿Ropa blanca o de color?

Cada uno en su casa que elija lo que quiera… y con la ropa personal lo mismo. Como todo el mundo sabe, la ropa blanca tiene más tendencia a ensuciarse o a que se noten más las manchas.

  • La ropa blanca puede lavarse a altas temperaturas – a 60º o hasta 90º-  si está muy sucia. Las altas temperaturas aseguran una buena limpieza, pero sólo si va unido al uso de buenos detergentes. Lo que no tiene claro todo el mundo es el tipo de detergente más adecuado. Lo mejor para la ropa blanca es el detergente en polvo, salvo que se trate de ropa delicada -como seda o algunos tipos de algodón- que requieren el uso de detergentes líquidos y neutros.
  • Otra ventaja de la ropa blanca es que las manchas se ven enseguida. El segundo paso es identificar de qué es la mancha. Pero al ser sobre blanco, ya es un paso previo y muy importante verla con más claridad que en la ropa de color.
  • Como inconveniente de la ropa blanca, podría decirse que, si se abusa de los blanqueantes puede llegar a ponerse amarillenta;  también el exceso de cal en el agua se nota más y a veces se vuelve grisácea.
La principal ventaja de la ropa blanca es que puede lavarse a altas temperaturas
ropa_blanca_50

Trucos para secar y planchar la ropa blanca

Mantener la ropa blanca depende fundamentalmente del lavado, como explicamos antes. Sin embargo también influye el secado y el planchado:

  • En el caso de manchas amarillas en la ropa blanca -o muy clara-, que encontramos en mantelería de hilo antigua o en manteles o sábanas que llevan guardados mucho tiempo, son muy eficaces los quitamanchas en polvo a base de oxígeno. El motivo es que no contienen cloro y se activan con agua, liberando burbujas de oxígeno que quitan estas manchas y otras de origen desconocido. Hay que tener cuidado con estos quitamanchas en caso de ropa de color.
  • Es muy aconsejable el uso del suavizante para las toallas pero no cada semana, sino cada quince días o una vez al mes. De hecho, si las toallas son blancas el exceso de suavizante las puede volver grisáceas.
  • Algo que ayuda a mantener el blanco en la ropa blanca es secarla al sol. Justo todo lo contrario que cuando se trata de ropa de color, a la que el sol no favorece nada porque hace que cambie el color de la ropa. Sobre todo, de colores intensos.
  • A la hora de planchar la ropa blanca también hay que tener cuidado. Si se plancha demasiado húmeda y a mucha temperatura, adquiere un tono amarillo y a veces se forman cercos. En general estos cercos se arreglan volviendo a aclarar la ropa, con  abundante agua, sin necesidad de emplear ningún detergente.
Recent Posts

Deja un comentario