Posted by Alicia Bustos | Siete ideas, sólo siete…y en ellas está concentrada mucha sabiduría, que como casi siempre, proviene de la experiencia de alguien que lleva trabajando en esto años y años; en concreto en la cocina. Lo que es la organización propiamente dicha del trabajo en el día… es difícil sin algo de práctica, pero voy a dar alguna ideas generales:

Usos del aceite para la limpieza

Siete ideas para organizarse con eficacia

1. Descripción del plan

Escribe en papel o pizarrita todo lo que hay que hacer. Esto sirve para descargar la cabeza, para pensar mejor qué hay que hacer primero y qué lo último, para ir tachando lo acabado, que es algo que descansa mucho.

2. Haz cuanto antes los “previos”

Meter bebidas a enfriar, descongelar lo necesario, sacar de la nevera lo que deba ponerse a temperatura ambiente, como son los quesos o los tomates…

3. En cocina el punto del plato es el que manda

Esto quiere decir: que si algo necesita 2 horas de cocción, hay que empezarlo –evidentemente- con más de 2 horas de antelación, y que si algo es de última hora, como freír o hacer a la plancha, no lo puedo adelantar: tengo que hacerlo ineludiblemente a última hora. Si tienes que recalentar una comida… lee esto.

4. Lo que hay que hacer a última hora

Casi todas las cosas de última hora pueden descomponerse en dos operaciones: lo que se puede tener preparado, y lo que hay que rematar al final. Por ejemplo, freír es del último momento, pero puedo dejar preparada la sartén con el aceite, la harina de rebozar y el pescado troceado y aliñado. Esto es más importante cuando se hace mucha cantidad: no es lo mismo preparar pescado o filetes para 2 que para 20.

Por ejemplo, freír es del último momento, pero puedo dejar preparada la sartén con el aceite, la harina de rebozar y el pescado troceado y aliñado

5. Lo que puede hacerse con antelación

Hay cosas que pueden adelantarse, porque esperan sin deteriorarse: un guiso, un puré, determinadas masas… algunas cosas incluso la víspera: bechamel para croquetas, caldo…

6. Mantén el principio de la “marcha adelante”

Que el recorrido de los alimentos sea lineal, no laberíntico; de izquierda a derecha o al revés, según las instalaciones: pescado, sal, harina, huevo, sartén, escurridor, plato; sin retrocesos.

7. Mantén el orden en la pila de fregar

Parece una tontería, pero mantener el orden en general -también en lo que dejamos a un lado para lavar más tarde- ayuda a seguir un orden al cocinar, se evitan muchas pérdidas de tiempo.

Poco antes del final, haz un repaso a ver si todo está encarrilado, Evalúate un poco: piensa al final si deberías haberlo hecho de otra manera, para mejorar en lo sucesivo. No olvides que a organizar se aprende organizando. Según la predisposición natural unos tardan más que otros, pero es algo que se puede adquirir con sentido común y ejercicio

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Luisa
    Responder

    Alicia, me encanta la casa pero me agobia el llevarla a contrarreloj. Por otra parte, cuando estoy en la cocina, por ejemplo, se me pasa el tiempo volando: al principio parece que tengo todo el tiempo del mundo y en el último momento voy apurada ¿tienes algo que decirme para calcular mejor el tiempo y no agobiarme a última hora?

    • Alicia Bustos
      Responder

      Efectivamente, la batalla del tiempo es una asignatura que hay que aprender para que llevar la casa no sea un simple pasatiempo. Voy a intentar darte algunas “claves”:
      1. Las cosas tienden a ocupar todo el tiempo de que dispones: si tienes toda la mañana por delante… la consumes. Así que hay que acotar el tiempo de dedicación a cada tarea aunque sea aproximado.
      2. Escribe en un papel o pizarra las cosas que vas a hacer. Por ejemplo, en la cocina empieza por las que necesitan más tiempo para hacerse bien. Continúa por las que pueden hacerse sin que pierdan el punto: no compensa hacer con antelación lo que se va a estropear en la espera.
      3. Media hora antes de que vuelva tu familia a casa da un repaso a todo, a ver si está en marcha todo con ciertas posibilidades de éxito.
      Otra cosa: todo requiere entrenamiento. Mientras haces una cosa repetitiva tienes que “correr” un poco. Así que ponte un reloj delante y entrénate en consumir cada vez menos tiempo en las cosas repetitivas: limpiar, ordenar, preparar… Superar pequeñas metas es muy animante. Empieza por esto, ya me dirás cómo te va…

Deja un comentario