soledad_millanPosted by Anaquitamanchas | La mayoría de las prendas de ropa… se pueden lavar en casa. Esto es así. Hay muy pocas prendas que tengamos que llevar a la tintorería. Además, podría parecer que basta con tener una buena lavadora, pero no: hacen falta algunos complementos -como cestos, canastos, barreños, cubos etc- para que lavar la ropa sea lo más fácil posible. Como todos sabemos se puede tardar más o menos tiempo en lavar la ropa…

En la zona de tu casa donde vayas a lavar la ropa, te aconsejamos tener algunas cosas que faciliten el trabajo

¿Crees que tienes todo lo necesario para lavar la ropa en casa?

  • Una lavadora familiar de unos 5 ó 6 kg, según la cantidad de ropa que ‘manejes’. Hay quien pone la lavadora todos los días con poca ropa, y quien espera a ponerlas durante el fin de semana. Lo importante es ‘estudiar’ el caso para evitar lavar ropa en la misma lavadora de distintos colores/tejidos, para ahorrarse accidentes…Los accidentes pueden ocurrir si no se eligen bien los programas: se corren los colores, se encoge una prenda de lana por un exceso de temperatura o de centrífuga…
  • Secadora, preferiblemente de la misma capacidad de la lavadora. Uno se puede plantear si necesita o no una secadora: de la secadora se piensa mucho en el gasto de luz y da miedo ponerla, pero además de que no gasta mucha energía ahorra un montón de trabajo y tiempo. Mucha ropa se puede secar al aire, en el tendedero, pero también es verdad que hay ropa que sólo queda bien si se seca en la secadora (por ejemplo las toallas). Lo que está claro es que hay que pensar en el grado de humedad de la ropa -se seque con secadora o al aire- para que plancharla sea lo más fácil posible
  • Una pila para tratar la ropa antes o lavar a mano, mejor si tiene agua fría y caliente. Puede parecer que hoy en día no hace falta tratar la ropa, porque existen productos muy buenos que nos ahorran este trabajo. Esto es verdad pero sin embargo si queremos que la ropa quede limpia, será mejor tratarla antes algunas veces, por ejemplo los cuellos y puños de las camisas blancas o claras, las manchas de grasa, las manchas de sangre etc.
  • Un armario o repisa para productos, jabones, desmanchantes etc. Otras veces hemos hablado de que hacen falta por lo menos tres tipos de detergentes para lavar la ropa: uno para ropa blanca, otro para ropa de color y otro para prendas delicadas. Además de estos tres “imprescindibles” se puede tener además algún producto para eliminar la grasa, suavizante etc.
  • Una plancha, un burro de plancha. Para poder planchar bien es aconsejable contar con una tabla de plancha, conviene que sea ligera, pero estable. Habitualmente tiene dos partes: una superficie plana, larga y estrecha fabricada generalmente de aluminio sobre la que se colocarán las prendas. En el extremo consta de un soporte de plástico en el que se apoya la plancha mientras se calienta y en los momentos en que se prepara la ropa. La tabla se suele cubrir con una funda ignífuga, que se pueda lavar, sobre la que se apoyarán las prendas.
  • Una zona para tender la ropa, la ropa que no se va a secar en la secadora. Si dejamos fuera la ropa para secar al aire sólo hay que tener en cuenta esto: la ropa de color se daña con el sol, si tenemos posibilidades se puede tender al aire pero a la sombra. Es conveniente extender y/o colgar la ropa cuando la sacamos para que no se arrugue. Basta con tener una mesa que sirva de punto de apoyo.
  • Conviene tener cestos o canastos para separar la ropa antes de lavarla, por ejemplo en blancos y otros colores. Tampoco hace falta tener muchos accesorios, pero lo mínimo para tratar la ropa antes de lavarla, para pasar la ropa de la lavadora a la secadora o para tenderla…
  • La zona debe tener buena iluminación, tanto para ver las manchas antes de lavar, como para ver si la ropa quedó verdaderamente limpia.

¿Cómo conviene que sea la tabla de plancha?

Para poder planchar bien es aconsejable contar con una tabla de plancha, conviene que sea ligera, pero estable. Habitualmente tiene dos partes: una superficie plana, larga y estrecha fabricada generalmente de aluminio sobre la que se colocarán las prendas. En el extremo consta de un soporte de plástico en el que se apoya la plancha mientras se calienta y en los momentos en que se prepara la ropa. La tabla se suele cubrir con una funda ignífuga, que se pueda lavar, sobre la que se apoyarán las prendas. Por ejemplo se podría cubrir la tabla con lo siguiente:

  • Por fuera: 100% algodón
  • Relleno: tela no tejida de poliéster
  • Cuerda (para cerrar) : 100% caucho o 100% poliéster
  • Puede tener además un relleno de fieltro suave que facilite el planchado
  • Para las planchas de vapor o de uso profesional se aconseja cubrirlas con Nomex, es una marca registrada de un material de aramida resistente a las llamas.
  • Un caballete metálico. Es una estructura de cuatro patas rígidas plegable que se remata en los extremos con tacos de plástico que evitan su deslizamiento. Es mejor que sea regulable, para usarlo a la altura que queramos.
Recommended Posts

Deja un comentario