Si hay algo que ha dado mucho que hablar desde siempre en técnicas culinarias ha sido el punto del arroz. Nada que ver una paella con un risotto… Mucho menos si se prepara para estómagos delicados. Hay marcas que se anuncian como “el arroz que no se pasa”… Y hay gente a la que lo que le gusta del arroz es precisamente que esté caldoso. Sea como fuere, dejamos en la entrada de hoy técnicas de cocción y varios consejos para no equivocarse ni al cocinarlo ni al servirlo. Tanto por cantidades como por tiempos.

  • Su punto se alcanza cuando el grano está blando pero no blanduzco. El arroz está listo cuando al probarlo no se nota duro, pero tampoco se deshace.  Tiene que quedar entero, firme, sin estallarse.
  • Con el arroz hay que tener cuidado porque:
    • Cuando el grano se remueve se rompe.
    • Cuando se cuece demasiado se pasa y no es agradable.
    • Si se ablanda demasiado estalla y se abre.
  • Puede tardar unos 20 minutos.
  • Se calculan por persona de 60 a 100 gramos.

Hay dos sistemas: hervido y rehogado...

Arroz hervido

Para hacer arroz hervido, se cuece como la pasta, en abundante agua hirviendo con sal. Si al agua se le añade limón, el arroz queda suelto, sin formar engrudo.

  • Punto: “al dente” (pero no duro) y suelto.
  • Escurrir inmediatamente y refrescar poniéndolo en un colador bajo el chorro de agua fría, esto ayuda a eliminar el exceso de almidón.
  • Usos: en frío, sirve como arroz en ensalada. Si lo quieres servir caliente, rehógalo en un poco de aceite procurando no romper el grano al removerlo.

limpiezacocina4fArroz rehogado

  • Primero se hace un refrito, generalmente de ajo y perejil. Se añade el arroz medido y se rehoga en el aceite.
  • Medir doble volumen de agua o caldo -mejor hirviendo- que de arroz y añadir. Condimentar con sal y limón y cocer hasta que se absorbe el líquido. Si aún no estuviera en su punto, añadir un poco más de agua.
  • Cocer hasta que está “al dente” (no duro), suelto y brillante. Se puede dejar unos minutos a reposar tapado, para que acaben de ablandarse los granos de la superficie.
  • Antes de servirlo se deja reposar, tapado con un paño húmedo, durante 10 minutos.
  • Por supuesto no se escurre ni se refresca, por eso está más rico.

Es más fácil hacerlo por el primer sistema: en abundante agua hirviendo. El segundo sistema consigue un arroz más sabroso pero es un poco más difícil darle el punto.

¿Cómo conservar el arroz ya cocinado?

  • No es conveniente congelar el arroz cocinado ya que pierde calidad. Aunque sí se podría congelar un arroz blanco seco precocido, introduciéndolo en un recipiente o bolsa herméticamente cerrada, o al vacío.
  • El arroz blanco seco (no caldoso):
    • Se conserva bien en el frigorífico de 2 a 5 días en buenas condiciones, mejor en un recipiente metálico cerrado herméticamente.
    • Se puede volver a utilizar agregándole un caldo caliente, dejándolo hervir de nuevo, para hacer por ejemplo una sopa de arroz con trocitos de pollo o verduras finamente cortadas. También se puede, precalentar el horno a temperatura fuerte, introducir el arroz en fuente o cazuela y dejar que recupere la temperatura durante unos 10 minutos.
  • Si es arroz es caldoso tiene peor conservación. Si se nos ha pasado de cocción no se vuelve a utilizar. Si mantiene una buena textura se escurre el caldo, se conservan por separado en frigorífico 1 ó 2 días. Se regenera bien al fuego o en el microondas, añadiendo más caldo, así se puede servir a una temperatura adecuada y agradable.
Cómo conseguir cocinar bien el arroz | Cuatro Frases
No es conveniente congelar el arroz cocinado ya que pierde calidad. Aunque sí se podría congelar un arroz blanco seco precocido, introduciéndolo en un recipiente o bolsa herméticamente cerrada, o al vacío
Recommended Posts

Deja un comentario