Posted by Moro Lena| No es una cualquiera. Es una silla de ruedas. Y no es por ella misma. Es por la persona que se sienta en ella. Está en el segundo piso de mi edificio. Pertenece a una anciana de 96 años. Se puede decir que su habitación es su casa: no sale de ella. Pero es una habitación muy concurrida. Hay quienes dicen que tiene efecto imán. Pero no es por la habitación, que habilitaron bien cuando no le quedó más remedio que estar en silla de ruedas. Es por la confluencia de dos fenómenos: su enfermedad y la atención que la gente está siempre dispuesta a dedicarle. Ella ‘sólo’ mira. Observa. A veces dudo de si, más que hacerle compañía yo a ella, es ella la que nos la hace.

Fue uno de los primeros trabajos que tuve cuando llegué a vivir a este edificio: cuidar a esta anciana. El ritmo de esta casa, se puede decir que gira en torno a ella. Desde su silla, sirve de puente de unión. No sólo entre las personas que vivimos aquí con ella, sino con familiares que tiene dispersos por el mundo y que no pueden atenderla en primera persona.

Y me doy cuenta de que si se quiere hacer bien, hay pocos trabajos tan satisfactorios como este. Las medicinas siempre a punto; el jarroncito con flores naturales cambiadas a tiempo; la bandeja de desayuno comida y cena en la que no faltan nunca detalles; el doblado de la servilleta cada día distinto; los complementos; el cambio diario de sábanas. Lo coqueta que la hemos vuelto…

Estar con ella es una de las mejores escuelas para aprender a trabajar. Uno de los mejores puntos formativos de todas las ofertas laborales del barrio. Evidentemente, no es sólo por lo que haga ella, que es prácticamente nada. Aparentemente mira, ya lo hemos dicho. Y suponemos que piensa, no lo sabemos, pero la verdad es que no dejamos de hablar ni un solo día con ella. Es porque la condición de enfermo invita a sacar lo mejor de los que lo atienden. Porque dar respuesta a su vulnerabilidad nos ayuda a no olvidar nuestra fragilidad.

Y, sobre todo, porque desde aquí se palpa la capacidad de entrega de los demás. Y eso cuando se adquiere y se tiene dentro, ya no se pierde nunca.

Recent Posts
Showing 8 comments
  • FF
    Responder

    Bestial, comparto. Me encanta vuestro blog, ayuda mucho! Gracias

    • Cuatro Frases
      Responder

      A ti!!

  • ALP
    Responder

    Muy bueno! Difícilmente se me ocurre un trabajo más digno… y seguro que la anciana está, aunque no pueda hablar, tremendamente agradecida.

    • Cuatro Frases
      Responder

      Eso espero!!

  • Maria del Carmen
    Responder

    Me ha gustado mucho y me ha dado para pensar. Gracias por los cuidados y el desvelo que mostrais por esa persona.

    • Cuatro Frases
      Responder

      Es lo mínimo que podemos hacer… Mil gracias a ti.

  • Cristi
    Responder

    Aunque no es un dato que se da “por supuesto”, sólo se entiende la atención de tantos detalles, de TODAS las personas que participan en cuidar a esa persona, si es alguien de tu propia familia que ella misma ha gastado su vida por los demás…!! El articulo buenísimo!

  • Anduriña
    Responder

    Pasando por aquí descubrí esta silla de ruedas…no es la que yo he visto y veo muchas veces. Es otra…Pocas cosas me gustan más que ir a ver a la persona de la que hablas…y no voy para hablar, ni para dar, tampoco para pasar un buen rato. Voy para recibir. Una vez alguien me dijo que cuando cuidara a un enfermo no lo hiciera como una obra de caridad si no por una necesidad del alma y eso cambia mucho las cosas. El hecho puede ser el mismo, pero el motivo por el que lo haces es muy diferente.
    Pudiendo elegir, eligiría estar horas y horas con ella…Ahora no puedo, pero no me quejo he tenido mucha veces esa oportunidad…
    Gracias

Deja un comentario