Posted by Mac Rasilla | ¿Cuánto tarda en virar un barco? Depende. Y no respondo así por ser gallega. Es que lo he visto: depende del tamaño. ¿Cuánto se tarda en replantear un enfoque? Depende de la magnitud y del alcance de la idea concebida. Estamos acostumbrados a vivir a base de impactos. Por momentos, parece que funcionamos sólo a base de espasmos. Lo grande y lo pequeño lo vemos enseguida. Lo desordenado y… lo demasiado ordenado lo detectamos casi sin pensarlo. Lo muy caliente o lo muy frío, también. Pero ¿y lo normal? ¿lo de siempre?… ¿y lo ordinario? ¿y lo de cada día?y ¿el punto medio? ¿el color de la ropa? ¿la constancia? ¿y el rojo intenso de un tomate?… ¿Y el hilo de un mantel, que lo hace firme y elegante al mismo tiempo?

¿Y ese característico silencio de las cosas bien hechas cuyo único rastro es precisamente que no llevan nombre? Ni autor, ni derechos de autor. Lo que comportan son deberes: el deber de estar ahí y de estar siempre. La permanencia. ¿Qué lugar ocupa en nuestra vida el dedicarnos a lo normal, a lo aparentemente sin importancia, sin reconocimiento…? Porque no es que sea tan importante lo que hacemos, sino para quién lo hacemos…

Hay exceso de reclamos, de ese particular “¿Qué hay de lo mío?”. A nadie le gusta hablar de deberes y obligaciones, preferimos hablar de derechos y también de alternativas. Cuando alguien toma una opción en la vida son muchos los que preguntan y ¿si un día decides otra cosa? Parece que a todos nos gusta tener –y nos gusta que los demás tengan- una puerta abierta para un posible cambio de rumbo… Y hay títulos y deberes que nunca se pierden.

Hace unos días una amiga mía tuvo sus primeros hijos, unos mellizos, niño y niña. Nos enteramos todos por un mensaje “Tengo un nuevo título: soy Madre”… Ahí es nada. Pero es todo, porque no hay vuelta atrás. Y sin que haya cambiado nada al otro lado del mundo para ella ha cambiado todo.

Tal vez si muchos y muchas nos conferimos el título y el deber de cuidar nuestra casa, no nos aportará nada especial, no nos hará diferentes, no nos distinguirá del resto… Nos insertará en lo de siempre, en la permanencia, en la continuidad. En una especie de revolución silenciosa. Tan discreta como imparable, porque tal vez –decía- algo cambiará en nuestra familia. Y, por lo tanto, algo cambiará en el mundo

Recommended Posts
Showing 3 comments
  • E. M. V. (madre de los mellizos)
    Responder

    Me encanta el tema, contenido y enfoque…

    Tu texto me ha recordado que hace muchos años quise escribir un trabajo en filosofía política y social sobre el papel de la mujer en la sociedad y reformas políticas (al final no lo hice, por distintos problemas “técnicos”…era difícil concretar el trabajo como yo quería etc etc) en general me hubiera gustado escribir sobre el papel de la mujer como “mejor mujer” o “mujer fortalecida” y no como estos años atrás “mujer-hombre” o clásica “business-woman” que solo se ha ocupado de querer demostrar en la sociedad que es igual o mejor que el hombre, …que ridiculez! menos mal que no somos iguales!

    Me hubiera gustado explicar que el papel de la mujer, madre, esposa, ama de casa es el más importante de los papeles para generar cambios en el mundo. que la madre que es madre al 100% es la fuente de todos los cambios. Que si todas las mujeres se pusieran de acuerdo en ocuparse de sus hogares ahora que saben más y que tienen tantas o todas las posibilidades, enriquecerían muchísimo a sus hijos y familias. En fin, utilizar todo lo que ahora podemos hacer para ser mejores amas de casa! y hacerlo con orgullo y felicidad y no como si fuera algo patético, aburrido, inútil, superfluo o ridículo.

    Hace muchos años que la mujer quiere ser mujer libre, fuerte, independiente y se ha olvidado de serlo en su papel o sitio más importante, en su casa. Pero creo que se esta volviendo en algunos sectores a recuperar los valores del hogar no como si fuera una esclavitud o algo peor, sino con gusto y ganas de hacerlo bien! y yo no se cómo se hace bien, pero el cariño y el gusto por hacer las cosas bien y con felicidad supongo que automáticamente solo pueden generar algo positivo! no soóo tengo un nuevo titulo siendo madre, sino que me acaban de dar el puesto de mi vida: ¡Jefa de mi hogar!…

  • Mercedes
    Responder

    Me encanta el matiz poético de los artículos de Mac, inspirados en la vida ordinaria. Enhorabuena! Casi siempre la inspiración viene de sucesos o experiencias extraordinarias. Ser capaz de maravillarse de lo cotidiano exige grandes dotes artísticos y mucha capacidad de comunicar. Espero el próximo artículo.

  • llfp
    Responder

    buenísimo

Deja un comentario