El otro día me fui con un grupo de amigas a dormir a la casa de una de ellas. Serían las 20:30h cuando partimos hacia allí. Es una casa que tiene su familia en propiedad, pero que está en ‘veremos’, es decir, a la espera de ver qué se hace con ella. Por eso la tienen todavía desvencijada, sin amueblar y en gran parte deshabilitada. Pero a nuestras edades era justo este factor lo que hacía divertido el plan. El caso es que… ya se sabe: en circunstancias así se conoce bien bien bien a la gente. Ahora explico por qué.

Llegamos a la casa y nos la encontramos según lo esperado: helada. Sin embargo entre mi grupo de amigas las hay de todos los tipos y colores… Las hay simpáticas, las hay rápidas, las hay listas… Y las hay serviciales, (que no sé por qué, pero le da a una por pensar que éstas últimas reúnen todo lo anterior). Pues es en este perfil donde me detengo.

Fue mi amiga ‘la servicial’ la que más me hizo pensar. Mientras aparcábamos el coche y reconocíamos un poco nuestro nuevo ubi, ella se adelantó. Nadie se dio cuenta. Entró en la casa -que estaba oscura y llena de polvo-, y se hizo con un calentador del año de la polca (esto es: viejísimo). Lo enchufó y lo dejó encendido para que calentara el cuarto donde nos echaríamos a dormir. Volvió con nosotras tan rápida y discretamente que ninguna se dio cuenta. Y una se para y piensa ¿No hubiera preferido ser yo mil veces la que puso el calentador y no sólo la que disfrutó de su calor??? Mil veces sí. El servicio es envidiable.

Pensé además, que hay millones de casas con mucha más vida que aquella, pero que por falta de gestos de ese tipo (exclusivamente dirigidos a hacer pasar un buen rato), parecen más abandonadas que aquella en la que nos encontrábamos.

Y es que al final, nos va ‘todo’ en prestar servicios en nuestra propia casa: ya sea encender un radiador, hacer la cena, poner una lavadora, ordenar la cocina o dejar el baño en las mejores condiciones posibles. Así son las tareas del hogar y los efectos que provocan. Una revolución.

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Tet
    Responder

    Magnifico!!!!! Viva la revolución de los pequeños detalles serviciales!!!!

    • CuatroFrases
      Responder

      ¡¡¡Gracias TET!!! ; )

Deja un comentario