Posted by Anaquitamanchas | Cuando vamos a comprar ropa, a veces miramos la etiqueta para ver cómo se lava, si es fácil etc. También nos fijamos en si hay que planchar o no. Sin ir más lejos el otro día coincidí con una amiga a la que le encantan las camisas de poliéster, principalmente porque no hay que plancharlas, sin embargo en la última compra que hizo, se equivocó y en lugar de comprar una blusa de poliéster compró una de viscosa. Entre los tejidos destacan algunas telas conocidas como telas nobles, son los tejidos que están hechos con fibras naturales.  Las que tienen “título” son básicamente el algodón, el lino y la seda. Aunque goza de menos prestigio, que no tiene porqué, también se incluye la lana.

Tres maneras de distinguir las fibras

  1. Una de las formas es tomar un trozo de estos tejidos, arrugarlo en la mano, le das calor con el vaho de la boca, cierras el puño y luego abres la mano. Si son naturales, las arrugas que se hayan hecho se habrán fijado, mientras que si son  tejidos sintéticos, como el poliéster y otros, la tela recuperará la forma original sin dejar arrugas.
  2. Si tomáramos una fibra natural -algodón, seda etc- que componen el tejido y lo quemáramos, al ser natural tendría que oler a papel quemado, el humo sería blanco y además, la ceniza resultante se desharía al aplastarla. En cambio, si se trata de material sintético, se haría una perla dura -con olor a plástico quemado, humo negro- y no se podría aplastar,  esta fibra es enteramente química, se obtienen por síntesis de diversos productos derivados del petróleo.
  3. Otra forma tradicional para distinguirlas es pasar la yema del dedo repetidamente y haciendo un poco de fuerza sobre la tela. Si son tejidos naturales, el dedo “se enganchará”, ya que estos tejidos están hechos mediante la unión de fibras como he dicho anteriormente. Sin embargo, el tejido sintético puedes fabricarlo de la longitud que desees, sin cortes “naturales”, por lo que el dedo se deslizará con facilidad, sin “tropiezos”. No obstante, en la actualidad, hay muy buenas imitaciones, ya que precisamente los fabrican haciéndole cortes artificiales para lograr un mayor parecido.
Hasta el siglo XX las fibras más utilizadas para los tejidos eran las naturales: el algodón y el lino que provienen de plantas, y la lana y la seda, que son fibras de origen animal. Posteriormente, y con el descubrimiento y desarrollo de los polímeros plásticos, se generalizó el uso de fibras artificiales que tienen origen natural y las fibras sintéticas de composición únicamente química, como el nylon y el poliéster.
Recommended Posts

Deja un comentario