La dificultad de mantener limpio el acero inoxidable...

Cuentan que el desarrollo original de lo que son actualmente los aceros inoxidables acontenció en los albores de la primera guerra mundial. Ni idea de si en aquel momento se tuvo en cuenta cómo limpiarlo…Lo que si sabemos es que empezó a usarse en cubertería, menaje, fregaderos, sartenes…Publicamos hoy estas tres ideas para limpiarlo y mantenerlo limpio. Limpiar grandes superficies de acero inoxidable no es tan fácil como parece. Si tenemos tiempo y queremos que quede bien, te aconsejamos seguir estos pasos…

  • Lo primero que hay que hacer es mezclar en un recipiente pequeño el jabón líquido con agua muy caliente en la proporción 2 de jabón por 1 de agua. A continuación pasamos por toda la zona a limpiar la fibra blanca – para estos casos es mejor que la verde, porque no raya el acero- con el agua y el jabón que antes hemos mezclado.
  • Llenamos los cubos con agua bien caliente y aclaramos la zona dos veces con distintas microfibras (que tiene que estar muy limpias).
  • Inmediatamente después secamos con una toalla, cuando todavía está húmedo… la toalla tiene que estar muy limpia y la zona no tiene que estar seca.
  • Existen unos spray para limpiar el acero, pero suelen dejar una capa de grasa, es algo socorrido para caso de emergencia – por ejemplo si quisiéramos disimular las huellas de los dedos en el acero – , pero si queremos que quede bien, conviene hacerlo como lo explicamos en los puntos anteriores.
Se necesita: 1. Fibra blanca 2. Jabón alcalino (desengrasante) 3. Dos microfibras 4. Una toalla 5. Dos cubos
  1. Fibra blanca
  2. Recipiente pequeño
  3. Jabón líquido alcalino (desengrasante)
  4. 2 Microfibras
  5. Toalla
  6. 2 Cubos
El éxito para que el acero inoxidable quede bien -brillante y sin cercos- es lavarlo con jabón líquido y fibra blanca. Aclararlo dos veces con microfibras limpias -sin grasa- y agua bien caliente en cubos y secarlo inmediatamente con una toalla, también limpia
limpiar polvo
  1. Todo lo que uses – microfibras, cubos, toallas – tiene que estar limpio.
  2. Es mejor extender el producto, aclarar y secar de un lado a otro o de arriba abajo, nunca en círculos.
  3. El peor enemigo es la grasa -de los dedos- por eso es fundamental el agua caliente y el jabón desengrasante.
Recent Posts
Showing 2 comments
  • PP
    Responder

    Puse a hervir una sopa de pollo en una olla de acero inoxidable. Me llegó una visita en ese momento y descuidé por completo la cocina hasta que la sopa se secó y las verduras se pegaron al fondo de la olla, se quemaron. quedó una costra tan pegada que no la puedo sacar. Lo que no quisiera es tener que raspar la olla. Conoces alguna sustancia o técnica que me ayude a lavar la olla sin dañarla? ¡Muchas gracias de nuevo por tu ayuda…!”

    • CuatroFrases
      Responder

      Espolvorea la parte quemada con abundante polvo de hornear (levadura en España: Royal) y añade algunas tazas de agua. Luego pones la olla a fuego lento por unos 20 minutos, o hasta que el agua hierva; se retira del calor y se deja reposar por unas horas. Después, las partes quemadas se limpian con sólo lavar en la forma habitual.

Deja un comentario