Detalles como que el huevo y el pollo ennegrecen la plata o que al oro no hay que dedicarle tiempo ni productos para mantenerlos, son evidentes para muchísima gente… Pero no hay que dar nada por supuesto… porque por ejemplo, existe una pátina venenosa de color verdoso o azulado desconocida para muchos y que se forma sobre superficies de cobre o de alguna de sus aleaciones, como bronce o latón. En esos casos no basta la limpieza ordinaria para eliminarlo. En esta entrada explicamos cómo eliminar ese tipo de suciedad y cómo mantener cualquier otro tipo de metal.

limpiar_bronce

Limpiar y mantener el bronce...

  • El bronce es un material de fácil mantenimiento; basta con eliminar el polvo a diario. Periódicamente o en caso de que presente manchas, conviene frotarlo con un paño blanco o un algodón impregnado en alcohol.
  • En ambientes húmedos pueden aparecer cercos de humedad. Para evitarlo, conviene frotar a menudo los objetos con una gamuza.
  • Nunca son recomendables los abrasivos en este metal. Para restituir el brillo -en caso de haberlo perdido- existen productos comerciales específicos.
  • Para los bronces dorados basta, ordinariamente, pasar el plumero una o dos veces por semana. Si tienen huellas pueden limpiarse con un trapo humedecido en agua con amoníaco. Este mismo procedimiento se puede seguir para mantener limpios los objetos de plata.
limpiar_cobre

El cobre y el famoso -y peligroso- cardenillo

  • No hay que emplear nunca instrumentos o productos abrasivos en su limpieza porque se raya.
  • Para evitar la formación de óxido, secar muy bien los objetos después de limpiarlos. También se forma el óxido cuando los alimentos se mantienen en el recipiente una vez cocinados, por ello es una medida de prudencia el cambiar de alimentos cocinados a otro utensilio cuando el empleo de aquellos no va a ser inmediato.
  • Cuando se ha formado el cardenillo – es una pátina venenosa de color verdoso o azulado que se forma sobre superficies de cobre o de alguna de sus aleaciones, como bronce o latón- , no basta la limpieza ordinaria para eliminarlo, sino que hay que aplicar un producto ácido -limón o vinagre- que realicen una ligera acción abrasiva. Hay que tener en cuenta que el cardenillo es peligroso para la salud;  si se ingiere en pequeñas cantidades puede producir trastornos digestivos serios y en gran cantidad puede ser mortal.

Los utensilios de cocina siempre conviene fregarlos antes de usarlos para asegurarse de que no tienen cardenillo, es fácil que se forme en el ambiente húmedo de la cocina

  • Los objetos de cobre de adorno, se limpian de igual modo, pero antes de pulirlos, hay que asegurarse si han de estar brillantes o no, porque pueden tener pátinas. Si se quiere aumentar y mantener el brillo, se aplica sobre el objeto aceite de linaza muy extendido.
cubiertos-plata-cuatro-frases

Limpieza y mantenimiento de la plata

  • Los objetos de plata o metales bañados en plata, sufren un proceso de oscurecimiento debido a la presencia de sulfuro de hidrógeno en el aire. Por esto es aconsejable guardar los objetos que no se usan a diario en fundas de plástico (basta con bolsas de plástico que se cierren con un simple nudo) , ya que lo que hay que evitar es el contacto con el aire. Importante:  la plata no se puede guardar en tejidos de lana, ni se puede limpiar con trapos de lana porque la lana tiene en su composición otro producto químico que la oscurece.
  • Cuando la plata se encuentra en contacto directo con alimentos ricos en azufre -huevos, mostaza, champiñón, coles, pimientos, etc.- la formación de sulfuro de plata es muy rápida y se origina un ennegrecimiento en la superficie del objeto. Este ataque químico se acelera con el calor, por tanto no se deben introducir las fuentes de plata, con alguno de los alimentos ricos en azufre, en mesas calientes, hornos, etc.
  • Para mantener bien los cubiertos, fuentes de plata o alpaca, etc., se lavan a diario con agua caliente jabonosa y un estropajo suave; después, hay que secarlos bien. Periódicamente, se pueden introducir en un recipiente de aluminio con agua hirviendo y bicarbonato o también en un recipiente de plástico con agua hirviendo, papel aluminio y sal gorda; posteriormente, se friegan, aclaran y secan.
oro monedas restauración bricolaje

Todo sobre el oro

  • El oro, en condiciones normales, es inalterable. No hay que hacerle nada, tan solo frotarlo con un paño suave para quitarle el polvo o las huellas que pueda tener.
  • Para la limpieza del oro puede emplearse agua y  jabón. No conviene usar alcohol y deben evitarse abrasivos y utensilios que puedan rayarlo. Existen también productos comerciales para la limpieza de este metal, pero no suele ser necesario su empleo, ya que la suciedad que presentan los objetos de oro, de ordinario es superficial.
  • Si aparecen “poros” en un metal dorado, la única solución es volver a dorarlo.
Recommended Posts
Comments
  • Ruth
    Responder

    Yo he descubierto hace poco unos paños que tienen el producto incorporado para limpiar la plata…hay muchas marcas distintas; limpian bien y no son tan agresivos como algunos productos líquidos, que son en realidad para limpiar la plata, pero a veces tienen otros efectos secundarios, no tan buenos. Lo aconsejo para limpiar la plata…

Deja un comentario