Dime lo que pisas… y te diré quién eres. No son pocas las veces en las que de cómo tenga la casa una persona sacamos consecuencias… Los suelos dicen mucho. Porque tan fácil es mantenerlos limpios como lo contrario. Ya hemos hablado en otra entrada de los suelos de parquet. Ahora hablaremos de otros tipos de suelos… moquetas o suelos de linóleo, vinílicos o de cerámica. Que no haya suelo que se nos resista. Publicamos hoy información sobre cómo mantener los suelos llamativamente limpios a base de materiales tan sencillos como son el agua, jabón o amoníaco. Según los casos:

Suelos de cerámica

  • Se limpian muy bien sólo con agua y de vez en cuando se puede usar detergente específico para suelos de cerámica.
  • No conviene usar productos productos abrasivos: lejía, ácido, amoníaco, detergente alcalino…
  • No se utilizan abrillantadores.
  • Es frágil, poco resistente a los golpes y a la frotación, no conviene poner en pavimentos con mucho tránsito.
  • Algunas manchas que podemos encontrar:
    • Si hubiera manchas de cemento de obra, se eliminan con productos específicos.
    • Las manchas de colas, lacas, pinturas pueden salir con alcohol o gasolina.
    • Si hay manchas negras o verdes por exceso de humedad, podemos limpiarlas con agua con un poco de lejía.

 

Suelos de linóleo

  • Lo mejor para el día a día es pasar una fregona con agua tibia y un poco de jabón neutro.
  • En este tipo de suelos hay que evitar echar una gran cantidad de agua porque la humedad es muy perjudicial.

Moquetas

  • Lo mejor para limpiar las moquetas es aspirarlas, la frecuencia depende de su uso. Existen detergentes especiales para alfombras para usar con la periodicidad adecuada (una o dos veces al año).
  • Si hubiera manchas primero se prueba a quitarlas con un poco de agua y muy poco jabón…porque si usamos mucho jabón -y por consiguiente se produce mucha espuma- después es muy difícil de aclarar, y pueden quedar cercos.
  • Para manchas específicas, pueden servir los siguientes consejos:
    • Manchas de grasa: usar disolvente para limpieza en seco, por ejemplo tricloroetileno.
    • Para manchas de té, café, chocolate… primero usar agua y jabón, aclarar, dejar secar y después aplicar el disolvente de limpieza en seco.
    • Para manchas que contengan azúcar, tipo dulces, jarabes… hay que empapar el líquido con papel absorbente y si la mancha fuera “pastosa” se raspa con cuidado. Después se aplica el detergente y agua, se aclara y se deja secar.
  • La resistencia de una moqueta depende de varios factores: son más resistentes a la frotación las de tipo “bouclé”, que las que tienen el pelo cortado por arriba, tipo terciopelo.  Si tienen muletón o material mullido debajo, duran más. Si están tejidas con más densidad de pelo son más resistentes. Si la unión del pelo con el soporte es realmente tejido, duran más que si está encolado. Actualmente casi todas las moquetas se fabrican encoladas y se hace de modo que sean resistentes, conviene probar -en un muestrario- la resistencia de la cola
    Las de lana tienen siempre mejor aspecto que las sintéticas, en especial cuando empiezan a verse gastadas.

En oficinas y locales con mucho tránsito, que se prevé que sufrirá un desgaste desigual, es práctico poner moqueta preparada en losetas rígidas con soporte de goma. Pueden intercambiarse entre sí para que se vayan gastando por igual o sustituir sólo las losetas estropeadas

Suelos vinílicos

  • Para este tipo de suelos lo mejor es usar la fregona con agua tibia y detergente neutro.
  • Conviene aclarar muy bien con agua limpia, porque cualquier depósito de productos de limpieza, les puede hacer daño.

Suelos de gres

  • Pasta formada de arcilla y arena cuarzosa, que cocida a temperaturas muy elevadas, es resistente e impermeable.
  • Puede tener acabado decorativo, vidriado. Se emplea para pavimentos de baños, terrazas, corredores de servicio, etc.
  • Es resistente a los golpes y a los cambios de temperatura.
  • Se mantiene limpio con agua y jabón.
Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Cristina Sicardi
    Responder

    Hola mis queridas amigas!!!!!!!!! Ocurre que la madrugada del jueves en casa de mi hija se despertaron con llamas que salían de una pared del estar, producto de un cortocircuito en unos cables dentro de la pared, lo primero hasta que llegaron los bomberos, fue tratar de apagarlo con el extintor de incendio del auto…..bueno luego todo quedó espantoso, gracias a Dios sólo fué eso, nadie lastimado, pero ahora va mi pregunta…el suelo quedó cubierto de una especie de grasa blanca pegoteada que no logran sacar, es suelo de mosaicos ¿Sabrán ustedes cómo sacar eso?. Mil gracias como siempre les digo son unas genias!!!!!!

    • María Francisca Coma
      Responder

      Si el suelo es de mosaico y la pasta está como pegada encima, seguro que se podrá sacar bien. Lo que tienes que hacer es buscar un rascador. Es un aparatito (en realidad una empuñadura) que lleva al fin al una cuchilla fuerte, algo parecido a un cuter ancho y sólido. Cuando lo tengas, apoyada en la baldosa, vete empujando la pasta que está pegada hacia delante, y así la irás arrancando. En el caso de no encontrarlo, que seguro que sí lo encuentras, tendrás que hacerlo con una cuchilla de afeitar lo más dura posible las que tienen 3 agujeros en medio. Compra varias porque se te romperán. Con maña y un poco de paciencia irá saliendo todo.

Deja un comentario