Posted by Anaquitamanchas | Los usos del amoníaco son múltiples y muchos son muy conocidos. Entre los usos más frecuentes destaca su eficacia en limpiar la grasa. Si se usa hay que hacerlo en zonas ventiladas.  Como es un producto tóxico, en muchos países está prohibida su venta.

  • Suelos de madera. Para quitar el tono amarillento que aparece en los suelos por la acumulación de cera, lavar el suelo con una mezcla de una taza de amoníaco por dos litros de agua. Se deja actuar de tres a cinco minutos y después se frota con un estropajo de plástico para levantar la cera vieja. Limpiar con un trapo limpio y aclarar a fondo el suelo.

    El amoníaco es capaz de quitar el brillo al barniz y la cera por lo que se utiliza en tareas de decapado de muebles.

  • Baño. Para limpiar los espejos, cristales, azulejos, juntas y baldosas frota con un paño empapado en una mezcla de alcohol etílico, agua y amoníaco a partes iguales. Quedarán limpios y brillantes. Si se quieren eliminar los restos de jabón y grasa: se frota con un paño empapado en amoníaco diluido con agua (una cucharada de amoníaco en cuatro litros de agua). Para los cepillos, peines, esponjas naturales y sintéticas: se remojan en un cubo con agua tibia y un chorrito de amoníaco.
  • Ventanas. Las ventanas queda muy bien si las limpias con un paño empapado en amoníaco diluido en agua (una parte de amoníaco por tres partes de agua). Ayudará a quitar marcas de huellas digitales, grasa, smog, hollín y polvo, dejando los cristales brillantes. Las persianas también quedarán como nuevas si las limpias con amoníaco en la misma proporción utilizada para las ventanas. Utiliza un cepillo para frotar y después un trapo limpio para aclarar.
  • Alfombras y tapicería. Para quitar manchas en alfombras, moqueta y tapicerías frotar con una esponja empapada en  un cubo con dos litros de agua tibia y una taza de amoníaco. Volver a remojar la esponja y exprimirla para seguir frotando cuantas veces sea necesario, hasta que la mancha desaparezca. Dejar secar.También sirve para limpiar las tapicerías de los coches de manchas y malos olores.
  • Limpieza de metales
    • Oro y plata: remojarlas en una solución de una parte de amoníaco por seis partes de agua tibia durante un minuto. Aclarar y secar bien. Quedarán limpias y brillantes. No utilizar este procedimiento si las joyas llevan pedrería pegada, perlas o si se trata de joyas de platino.
    • Objetos de bronce: frotar con un trapo empapado en una mezcla de agua, amoníaco y alcohol etílico a partes iguales. Aclarar, secar y sacar brillo. 
    • Objetos de cobre y latón: frotar con un paño empapado en una mezcla de agua, amoníaco y alcohol etílico a partes iguales. Aclarar, secar y sacar brillo. Si se añade un chorrito de vinagre a la mezcla quedarán aún más brillantes.
Recommended Posts

Deja un comentario