Una vez más el sentido común se abre camino en las tareas de la casa. En esta ocasión, para presentar como se debe, un filete a la plancha. Sale mil veces. Y parece sencillo, pero a la hora de la verdad no siempre se obtienen los mejores resultados. Consejos como que el aceite se pone al filete y no a la plancha o que conviene sazonar en el último momento, ayudan a servir el filete perfecto. Además, hay que saber que es raro que un filete barato salga bueno a la plancha, y que conviene tomarlo reciente para no echar a perder todo el esfuerzo invertido…

  • Sacar la carne con tiempo de la nevera para que esté a temperatura ambiente, sobre todo si se trata de filetes gruesos (salvo que guste la carne roja).
  • El aceite se pone al filete no a la plancha. Cuando el filete está impregnado de aceite, se impermeabiliza, y se seca menos. El aceite puesto sobre la plancha se requema, no cumple bien su misión. Se puede aliñar, pero lo mejor es que la carne buena sepa a carne, no a ajo ni a hierbas. Sí se suele aliñar el cerdo o el pollo porque tienen un sabor más neutro.
  • Mejor sazonar en el último momento, o al darle la vuelta para reducir la exudación de jugos.
  • La plancha debe ser gruesa, para que acumule bien el calor y lo transmita de manera homogénea.
  • Hacer a alta temperatura y poco tiempo: así en el exterior se forma corteza, y en el interior no se sobrepasan los 75º C.
  • No pinchar ni rasgar al darle la vuelta: mejor hacerlo con espátula, espumadera, o pinzas planas.
  • Servir inmediatamente, no tiene nada que ver un filete que pasa de la sartén al plato y otro que lleva un tiempo hecho.

Se puede aliñar, pero lo mejor es que la carne buena sepa a carne, no a ajo ni a hierbas

logoperchacuatrofrasesconsombra

Recommended Posts
Comments

Deja un comentario