Bien hecha. Bien presentada. Bien conservada. Bien recalentada. Nunca fue tan  conveniente respetar el orden en un proceso. Y cada pequeña fase de un proceso como el de dar de comer, compensa no descuidarla. Cuando cocinamos algo con antelación, hay una serie de cosas que tenemos que tener en cuenta, porque no es lo mismo cocinar algo y comerlo inmediatamente que hacerlo unos días antes para poder comerlo en otro momento. Publicamos hoy cuatro consejos de Alicia Bustos, que ayudan a mejorar la presentación de la comida…aunque hayamos tenido que recalentarla.

Bien hecha

  • Casi todos los platos están mucho mejor recién hechos.
  • Cuando una cosa está buenísima, al cabo del tiempo puede estar muy buena. Cuando una cosa reciente no está del todo mal, pasado el tiempo está horrible.
  • Es imprescindible: Probar. Comprobar que pasado el tiempo las cosas están buenas. Una degustación objetiva es el primer control de calidad de una cocina.

Bien presentada

  • El aspecto de los platos empeora en la espera:
    • La grasa sube a la superficie
    • Las salsas y purés espesan demasiado
    • las superficies se resecan y se forman natas
  • Consecuencias:
    • Las cosas deben guisarse con una consistencia fluida: trabada, unida pero no espesa.
    • Una vez se ha enfriado el plato, hay que quitarle la grasa o la nata que haya podido formarse, removerlo, y sólo entonces taparlo. Tapar en caliente facilita el deterioro del plato y de su aspecto.
    • Todo debe estar bien tapado. Si se cubre con film de plástico, éste debe estar pegado al alimento para que no haya contacto con el aire y no se formen natas.

Bien conservada

  • Hay riesgos para la salud en una comida mal conservada. El deterioro gastronómico es mayor cuando la conservación no se hace en las mejores condiciones.
  • Conservar los platos en el frigorífico.
  • Esperar a que la comida se enfríe antes de taparla.
  • No hacer con restos de comidas anteriores, los platos que deben permanecer durante varias horas a la espera.

Bien recalentada

  • Un mal recalentamiento puede estropear un plato estupendamente hecho. Algunos platos no se recalientan bien.
  • Según como se prepare la fuente, se condiciona que el recalentamiento se haga o no de la manera adecuada.
  • La carne, el pescado y los huevos deben recalentarse poquísimo para que no se resequen: de 1 a 2 minutos. Por eso conviene ponerlos solos en la fuente y que la salsa, guarnición, etc. se pongan por separado en fuente o cazuelita aparte, para poder calentarlos al máximo durante más tiempo.

tablarecalentar4f

 

 

Recent Posts
Showing 2 comments
  • María del Mar
    Responder

    Estupendo y muy completo;gracias!

  • María Francisca Coma
    Responder

    Muy bien el artículo!!!!

Deja un comentario