Ideas. Eso es lo que más falta en todos los trabajos. El del hogar no es una excepción. Y concretamente en el ámbito de la repostería tampoco. Publicamos hoy 7 ideas sencillísimas para coberturas de tartas. La mente práctica de Alicia Bustos, ofrece aquí además varias opciones para obtener distintos tipos de fondant…en ocasiones “falsos” como ella misma los llama. Y en otras ocasiones “auténticos”, que son fruto de haberles podido dedicar tiempo y conocimientos…

FullSizeRenderCobertura de chocolate

200 g chocolate cobertura (fondant), 100 g nata líquida, 50 g azúcar.

Poner a cocer la nata con el azúcar. Cuando hierve retirar del fuego y añadir el chocolate troceado. Remover bien. Queda suave y brillante. Pierde brillo al día siguiente, pero se puede recalentar -con cuidado- si no se ha utilizado. Si se sustituye el azúcar por 50 g de gelatina de manzana, el brillo resulta aún más duradero.

FullSizeRender_1Cobertura dulce de chocolate

200 g chocolate cobertura (fondant), 100 g agua (100 ml), 100 g azúcar

Poner a cocer el agua con el azúcar. Dejar un par de minutos, retirar del fuego y añadir el chocolate troceado. Remover bien.

Al llevar azúcar tiene más brillo, pero resta sabor al chocolate

FullSizeRender_2Cobertura de chocolate negro

200 g chocolate cobertura (fondant), 50 g mantequilla

Deshacer el chocolate al bañomaría o microondas (uno o dos minutos). Añadir la mantequilla a trocitos y batir. Brilla menos que los anteriores pero resulta más cremoso. Puede sustituirse la mantequilla por el mismo peso de aceite de girasol: resulta más brillante.

FullSizeRender_3Cobertura blanca para tartas

125 g azúcar, 2 claras (70 g), 125 g azúcar en polvo

Mezclar las claras con el azúcar normal y poner en un cazo a fuego suave removiendo hasta que el azúcar se disuelve y comienza a calentarse. Se pone a batir en la batidora al máximo y en cuanto empieza a blanquear -no conviene batirlo demasiado para que no se esponje- se añade el azúcar en polvo y se mezcla a marcha media. Ya está listo para utilizar, extendiéndolo sobre tartas o bañando piezas pequeñas por inmersión.

Para secarlo más deprisa se puede poner en el horno muy suave y con la puerta abierta

FullSizeRender_4Fondant auténtico

300 g azúcar, 1 dl agua, 50 g glucosa, 1 cucharada de zumo de limón

Poner en un cazo al fuego el azúcar con la glucosa y el agua. Al alcanzar punto de bola (113º C) se retira y se deja enfriar volcándolo sobre el mármol. Cuando pierde temperatura se empieza a batir con dos espátulas de madera sobre el mármol o en la batidora con la pala de mezclar. Se bate hasta que blanquea. Cuando está del todo blanco se recoge una bola con las manos mojadas y se guarda bien tapado. Para utilizarlo se calienta al bañomaría añadiendo si lo necesita un poco de agua. Se cubren las piezas y se dejan secar al aire o a horno muy flojo sin que llegue a fundirse.

FullSizeRender_5Fondant falso

300 g azúcar en polvo, 1 clara (35 g), 1 cucharada de zumo de limón

Poner en un cuenco el azúcar en polvo tamizado para que no tenga grumos. En el centro poner la clara y el limón. Remover con fuerza hasta que todo se disuelva y blanquee. Utilizarlo inmediatamente. Se cubren las piezas y se dejan secar al aire o a horno muy flojo sin que llegue a tostarse.

FullSizeRender_6Fondant sencillo

200 g azúcar en polvo, agua, zumo o licor

Poner en un cuenco el azúcar en polvo tamizado para que no tenga grumos. Ir añadiendo poco a poco el líquido, removiendo a la vez. Suele admitir de tres a cinco cucharadas. Remover con fuerza hasta que blanquee. Utilizarlo inmediatamente. Se cubren las piezas y se dejan secar al aire o a horno muy flojo para que no se vuelva fluido.

coberturas_tartas

Recommended Posts

Deja un comentario