En mi casa acabamos de retapizar los sofás del cuarto de estar. Ha sido toda una revolución… Después de todo, es una de las partes de la casa que más utilizamos. Y la verdad es que hemos salido ganando en muchos sentidos: ahora en lugar de encerrarse en su cuarto, la mayoría de las veces, se opta por ir al cuarto de estar. Coincidimos mucho más. Y eso siempre gusta. La estética, el tipo de tela, si está mullido o no… Todo suma a la hora de definir cómo tener un sofá. Además, cuidar de los muebles tapizados puede duplicar la vida de una tapicería. Publicamos hoy todo lo que hemos podido llegar a saber sobre este tema gracias a Incodesa, empresa de decoración de interiores:

Lo primero elegir la tela adecuada

Conviene escoger el tipo de tejido en función del

  • Tipo de mueble.
  • La parte del mueble: no es lo mismo los brazos de una butaca que el faldón inferior.
  • El uso: hostelería, puramente decorativo, infantil, si tienes mascotas en casa, si estará en un interior o a la intemperie,  etc…
  • Si será desenfundable o no, si debe ser lavable…
  • La textura que queremos, si debe ser ignífuga, si es una tapicería que absorbe olores, si tiene buenas propiedades acústicas etc.

Ante la duda mejor acudir  a un profesional

Protege la tapicería

La mejor forma de proteger  la tapicería es estar muy atentos a las manchas. Existen en el mercado telas tratadas que repelen el agua y otros líquidos. El uso de protectores de tela adicionales también se pueden aplicar a muebles tapizados en lugares públicos o viviendas; escoger fundas o confeccionar cubrebrazos para evitar desgastes en las zonas con más roce. Se puede extender la vida de alfombras, asientos de sofá, almohadones, cojines, etc… girándolos periódicamente.

tapizados_telas¿Cómo se limpian las tapicerías?

Antes de actuar, consulta las instrucciones del fabricante para el cuidado de sus telas con los métodos adecuados. Aspira semanalmente o quincenalmente los muebles para una limpieza general y para eliminar la suciedad superficial; esto también evita que la suciedad se incruste en las fibras. También puedes utilizar un cepillo para eliminar suavemente la suciedad. Asegúrate de utilizar siempre un cepillo de cerdas suaves para que no se enganche en la tela.

  • Ante la aparición de manchas: seca el  líquido que haya caído  inmediatamente con una toalla limpia doblada: nunca frotando, sólo secar lo antes posible pero suavemente; a veces esto es suficiente para eliminar la mancha por completo, especialmente si el tejido ha sido tratado previamente con un protector de tela.
  • Para quitar las manchas, siempre prueba en una zona poco visible antes de usar cualquier producto para la limpieza, y comprobar las instrucciones del fabricante por si necesita un limpiador con base de agua o base de disolvente. Lo mejor siempre es empezar utilizando un producto de limpieza suave. Aplicar con un cepillo suave en un movimiento circular, luego terminar aspirando cuando se seca.

Y no te olvides de…

  • Evita la luz del sol:  el exceso de sol puede dañar la tela de tapicería, haciendo que se decolore e incluso deshaga el tejido. Que no le dé el sol directo y- si lo hace- que sean por el menor tiempo posible. Esto es especialmente peligroso para las sedas y demás tejidos delicados. Para ello cierra las persianas o contraventanas, en las horas de sol fuerte.
  • Evita los gases y contaminantes del aire, por ejemplo el humo de la cocina. No siempre es fácil de evitar que esto suceda, sin embargo, una ventilación adecuada puede ayudar. Hay que evitar que los olores se impregnen en las telas.
Recent Posts

Deja un comentario