Entre saber exactamente qué tener y qué no tener para hacer recetas de repostería, hay una gran diferencia. Publicamos aquí algunas ideas que sirven como punto de referencia para tener los utensilios y el material justo y necesario… Corta pastas, ralladores, etc. En cualquier situación de la vida, siempre es mejor tener sólo lo que va a utilizarse, pero más si cabe en el ámbito de la cocina-repostería: pocos utensilios y en las mejores condiciones. Por lo general, es mejor que sean de acero inoxidable. También son necesarios cuencos amplios en los que batir o hacer las mezclas, espátulas de goma flexible, cubiertos, etc.

utensilios

FullSizeRender

La batidora

  • Hay que diferenciar la minipimer o triturador mecánico que simplemente tritura y mezcla, de la batidora de accesorios para pastelería, que por lo general tiene varillas para batir, gancho para amasar y pala para mezclar.
  • Cuando se trata de batir (o “montar”, que es batir un alimento hasta que alcanza su volumen máximo) hay que hacerlo a la máxima potencia y con el accesorio de varillas.
  • En el amasado se utiliza el gancho: una masa de pan o bollos puede tardar en adquirir elasticidad hasta 20 minutos o más a velocidad media.
  • La masas de pastas que sólo se mezclan deben trabajarse con la pala y lo menos posible: si se trabajan demasiado se vuelven correosas y se deforman al cocer. Suele indicarse en las recetas el modo de trabajar cada masa.

FullSizeRender_1

Medidores

  • Para repostería es mejor contar con medidas exactas de volumen, que señalen con claridad el litro, dl, cl, etc. antes que utilizar cantidades tan ambiguas como una cucharada, un vasito o una copa.
  • Cuando una receta se conoce en cucharadas o vasitos, es buena medida transformarla a medidas reales. Sobre todo si se va a hacer mucha cantidad: el pequeño error en una cucharada de harina, puede ser enorme en 20. A veces es mejor pesar que medir: por ejemplo 1 dl de líquido son 100 g, ½ dl 50 g, 1 l es evidentemente 1 kg,… esto a veces facilita los cálculos, porque los medidores no son demasiado exactos.

FullSizeRender_2

Tablas

  • Aunque sean de material plástico, es fácil que retengan aromas y sabores, por eso deben ser específicas las de repostería; de lo contrario es fácil que tengan sabor a cebolla.
  • Lo mejor es que sean blancas, de un material tipo polietileno.
  • Lo mismo, en cuanto a la transmisión de sabores cabe decir de las cucharas de palo; si no son específicas, es mejor emplear cubiertos metálicos: batidores de varillas, cucharas, etc.

FullSizeRender_3

Moldes

  • Aunque sean antiadherentes, se pegan en cuanto se han rallado con el estropajo o detergentes abrasivos, lo que simplemente supone que para desmoldar bien habrá que engrasarlos cuando se usen para horno, o forrarlos de film de plástico cuando se utilicen en frío para espumas o helados.
  • Los moldes de silicona no necesitan engrasado, desmoldan con facilidad.
  • Conviene tener moldes redondos y otros alargados.

FullSizeRender_4

Colador y tamizador

  • El tamizador pequeñito tipo colador es una pena porque tarda un montón. El mejor tamizador en grande tamaño plato tipo cedazo, en acero inoxidable. Va muy bien.
  • Coladores: los mejores son los de acero inoxidable.

FullSizeRender_5

Láminas de teflón, silicona o silpat

  • Son eficaces para cubrir las latas de horno.
  • Si no se tienen, se pueden sustituir por papel de cocción o sulfurizado, pero no por papeles metálicos.


FullSizeRender_6

Mangas pasteleras

  • Son más higiénicas las de usar y tirar, pero al menos se deben utilizar las que no tengan costuras en las que puedan quedarse restos.
  • Las boquillas mejores son de acero inoxidable, pero pueden servir las de hojalata si no tienen deteriorado el baño, o las de plástico.

FullSizeRender_7

Recipientes hondos de distintos tamaños

  • Podemos tener de distintos materiales: acero inoxidable, plástico, otros apropiados para meter en el microondas.

FullSizeRender_8

Espátulas de goma flexible y pincel de silicona

  • Lo importante aquí, es utilizar tanto la espátula como el pincel, sólo para repostería.
  • La silicona tiene, entre otras ventajas, la facilidad de mantenerse limpia.

FullSizeRender_9

Balanza

  • Es mejor un peso digital preciso que cualquier otro instrumento; en repostería se puede fallar por muchos motivos, pero el peor es el de la imprecisión.
  • Una báscula casera de aguja, si no es muy correcta puede estropear las mejores recetas. Es buena costumbre repasar los ingredientes y cantidades antes de dar por terminada la preparación

FullSizeRender_10

Rodillos

  • Es mejor si pesan y no son demasiado pequeños.
  • Son buenos los de madera, que no tienen auto giro para poder trasladar las masas sin que se escurran. El de siempre.
  • Si se hace mucho hojaldre haría falta uno de los que giran y se mantiene frío, pero no lo veo necesario si no tienes una pastelería.
Recommended Posts

Deja un comentario