Posted by Pablo Rojas | No es un ideal irrealizable: hay maneras de aprovechar las comunmente llamadas `sobras`… Excedentes de comida entre los expertos. En esta entrada te vamos a decir cómo hacerlo y algunas ideas para sacar el mayor partido a los alimentos. Porque en la cocina se dice que el buen cocinero es aquel que no tira nada y aprovecha todo.

  • Una vez hecha la compra, lo primero sería envolver en papel film todos los recortes de puerros, cebolletas y verduras que limpiamos, para guardar en la nevera. Los podemos también congelar para cuando hagamos caldos o cremas. Sin irnos de las frutas y verduras, todos los restos de las mismas, como cáscaras, se pueden utilizar como abono para el huerto o las plantas que tengamos en casa.
  • Cada vez que se cuecen verduras, pasta, patatas, pescados y mariscos no hay que tirar el agua, ya que la podemos aprovechar para otras cocciones o para hacer salsas. Tampoco tiraremos los aceites o caldos de las conservas, con ellas podremos aromatizar mayonesas, salsas o hacer sofritos con ellos. A los restos de comida (cocinados) también tenemos que sacarle provecho, sea para croquetas, para salsas de nuevos platos o incluso para hacer un pudding.
  • Aquí os dejamos algunos ejemplos:
    • Ejemplo para pudding: una merluza en salsa verde. Separamos la salsa del pescado, hacemos un pudding con el pescado y trituramos la salsa con un poco de azafrán y ya tenemos un nuevo plato: pudding de merluza con salsa de azafrán.
    • Ejemplo para salsas: con la verdura que nos haya sobrado se podría hacer una salsa tanto para carne como para pescado. Con unas espinacas por ejemplo, las trituramos y con un filete de emperador en dados lo salteamos con pimienta y mantequilla, lo flambeamos con un chorrito de coñac y lo ponemos encima de la crema de espinacas. Podríamos hacer también unas chips de patata violeta u otro tuberculo para darle el punto crujiente.
    • Ejemplo para croquetas: en realidad se pueden hacer de cualquier cosa, pero pondremos como ejemplo unos chipirones en su tinta. Cortamos los chipirones en cuadritos al gusto, teniendo en cuenta que también utilizaremos la salsa. Por lo tanto a  la cantidad de leche que solemos echar para la bechamel le descontaremos la cantidad de salsa que tenemos de los chipirones.
Recommended Posts
Comments
  • Antonieta
    Responder

    Cuando me sobra esa salsa llena de gelatina de un guiso de rabo de toro o de morcillo o zancarrón, que siempre es abundante, hago una crema de verduras añado esa salsa, y con la batidora emulsiono bien. ¡Se chupan los dedos!

Deja un comentario